En este momento estás viendo Promoviendo la Justicia Social para Niños con Espina Bífida

Promoviendo la Justicia Social para Niños con Espina Bífida

En un mundo donde la promoción de la justicia social se ha convertido en un objetivo central en las agendas políticas internacionales, nacionales y regionales, la Corporación Espina Bífida (CORPEB) emerge como un ente fundamental en la misión de mejorar los derechos y promover la justicia social de los niños con espina bífida y sus familias.

La idea de que la promoción de la justicia social debe ser prioritaria ha ganado fuerza en los defensores que argumentan que permite que las sociedades y las economías funcionen de forma más cohesionada cuando se da prioridad a esta causa. En este contexto, creemos que como CORPEB nos levantamos como un actor crucial en la defensa de los derechos fundamentales, las oportunidades de empleo, la protección social y el diálogo social constructivo para las personas afectadas por la espina bífida.

Nuestros usuarios enfrentan diariamente la persistencia de grandes injusticias, la precariedad laboral, infraestructura social y la desigualdad, agravadas por crisis mundiales. Reforzar instituciones y políticas que promuevan la justicia social se vuelve una prioridad urgente.

En CORPEB nos sumamos a la Organización de Nacionaes Unidas abogando por mejorar la gobernanza del trabajo, garantizar oportunidades de empleo y aprendizaje, y ampliar la protección social para las personas afectadas por la Espina Bífida. En este sentido, promovemos un enfoque integral en todos estos ámbitos.

Con la adopción de la Declaración de la OIT (Organización internacional sobre el trabajo) sobre la justicia social, CORPEB reafirma su compromiso con esta causa y adhiere a la conmemoración de este día, cada 20 de febrero.

Trabajaremos incansablemente para mejorar la vida de las personas afectadas por la espina bífida y promover la justicia social en nuestra sociedad.

Antecedentes

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó por unanimidad la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa el 10 de junio de 2008. Esta es la tercera declaración de principios y políticas de gran alcance adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo desde la Constitución de la OIT en 1919. Es heredera de la Declaración de Filadelfia, de 1944, y de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento, de 1998. La Declaración de 2008 expresa la visión contemporánea del mandato de la OIT en la era de la globalización.

Esta Declaración señera es una decidida reafirmación de los valores de la OIT. Es el resultado de consultas tripartitas que se iniciaron tras el lanzamiento del Informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización. Con la adopción de este texto, los representantes de los gobiernos y de las organizaciones de empleadores y de trabajadores de 182 Estados Miembros subrayaron la contribución clave de nuestra Organización tripartita al progreso y la justicia social en el contexto de la globalización. Se comprometieron a unir sus esfuerzos para reforzar la capacidad de la OIT en el avance hacia dichas metas a través de la Agenda de Trabajo Decente. La Declaración institucionaliza el concepto de Trabajo Decente desarrollado por la OIT desde 1999, y lo sitúa en el centro de las políticas de la Organización para alcanzar sus objetivos constitucionales.

Esta Declaración surge en un momento político crucial, que refleja el amplio consenso acerca de la necesidad de una fuerte dimensión social en la globalización, que permita conseguir mejores resultados y que estos se repartan de manera más equitativa entre todos. La Declaración constituye una brújula para la promoción de una globalización equitativa basada en el Trabajo Decente, así como una herramienta práctica para acelerar el progreso en la aplicación de la Agenda de Trabajo Decente a nivel de país. Asimismo, refleja una perspectiva productiva que destaca la importancia de las empresas sostenibles para la creación de más empleo y oportunidades de ingresos para todos.

La Asamblea General reconoce que el desarrollo social y la justicia social son indispensables para la consecución y el mantenimiento de la paz y la seguridad en las naciones y entre ellas, y que, a su vez, el desarrollo social y la justicia social no pueden alcanzarse si no hay paz y seguridad o si no se respetan todos los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Reconoce además que la globalización y la interdependencia están abriendo nuevas oportunidades mediante el comercio, las corrientes de inversión y capital y los adelantos de la tecnología, incluida la tecnología de la información, para el crecimiento de la economía mundial y el desarrollo y la mejora del nivel de vida en todo el mundo, al mismo tiempo que persisten problemas graves, como agudas crisis financieras, inseguridad, pobreza, exclusión y desigualdad, en el seno de las sociedades y entre unas y otras, y grandes obstáculos para que haya una mayor integración y una participación plena de los países en desarrollo y de algunos países de economía en transición en la economía mundial.

El 26 de noviembre de 2007, la Asamblea General declara que, a partir de su sexagésimo tercer período de sesiones, el 20 de febrero de cada año se celebrará el Día Mundial de la Justicia Social (A/RES/62/10).

Fuente oficial: https://www.un.org/es/observances/social-justice-day

Deja una respuesta